VACACIONES Y SALUD MENTAL

Existen evidencias de que las vacaciones favorecen la salud, tanto física como psicológica.

Las vacaciones al sol aumentan los niveles de vitamina D, una molécula que reduce la presión arterial, disminuyendo las cardiopatías y aumentando las opciones de sobrevivir en caso de padecer cáncer. La montaña y la altitud también se relaciona con perder peso y tener el corazón sano, a lo que se suma el paso por un bosque reduce el estrés la hostilidad y la depresión, a la vez que mejora la salud mental. Dormir más de ocho horas cada noche tiene efectos beneficiosos que duran hasta dos semanas.

Cuanto más intenso sea el cierre vacacional mejor sabor de boca nos deja, además de que el efecto positivo del descanso al reincorporarnos a la rutina dura más tiempo. Basta con seis días alejados de la rutina para que se modifiquen ciertos genes clave relacionados con la respuesta al estrés, la actividad del sistema inmune, a longevidad y la curación de heridas. Mientras planificamos un viaje, las expectativas de placer que supone cada destino libera en la sesera ingentes cantidades de dopamina, un neurotransmisor también conocido como hormona de la felicidad. Tanto es así que, en ocasiones, el mayor gustazo del viaje es organizarlo.

¿Y después qué? Asegúrate de revisar cada cierto tiempo tus fotos y déjale sitio a la nostalgia. Por increíble que parezca, la añoranza no solo no contribuye al bajón postvacacional sino que incluso puede pararle los pies. La clave, una vez más, está en tu coco. Cuando entra en acción la memoria autobiográfica para evocar recuerdos positivos, se activan circuitos neuronales en la corteza y en el núcleo estriado del cerebro que coinciden con los que se encienden con las recompensas económicas, según un estudio de la Universidad de Rutgers (EEUU).

El factor humano es el más importante de cualquier organización, cuidarlo y cuidarse es importante, descansar, cambiar de actividades, hacer lo que uno desea… incrementa nuestra salud mental. Felices vacaciones…

Continuar leyendo

Cuatro años al servicio de los Policías. ViveCNP

Nacíamos en Marzo 2015 con una vocación psicosocial, dentro de la prevención de riesgos laborales (los costes de servir y proteger), siendo nuestras características la confidencialidad del asesoramiento y la orientación, así como la calidad de los técnicos del recurso (Psicólogos y técnicos de prevención de riesgos laborales) son agentes. Basándose nuestro plan en el Police Organization Providing Peer Assistance de la Policía de NY así como el COP2COP de Nueva Jersey (USA).

Mirando atrás podemos encontrar numerosas actividades de concienciación, visualización, formación, prevención en riesgos psicosociales (Participación en Jornadas de Salud como las de Valencia, Canarias, Madrid), así como la expansión de nuestro recurso psicológico desde Galicia a Canarias y Baleares, gestándose en estos momento la posibilidad de Madrid y Andalucía. Hemos impulsado y participado en el protocolo de prevención del suicidio, haciendo ver esta necesidad al SUP y a su vez a la DGP. También hacemos encuestas psicolaborales, como la realizada en 2017 en el ámbito de la Jefatura de Galicia y la que estamos ultimando en 2019… Colaboramos con las Universidades Gallegas y Canarias en el ámbito del clima laboral y salud policial…

En definitiva un trabajo hecho y otro por realizar… Caminante no hay camino, el camino se hace al andar. Feliz Aniversario Equipo ViveCNP…

Continuar leyendo

LUGARES DE TRABAJO SALUDABLES

En un documento de la OMS, informa de cinco claves para crear entornos laborales saludables, trasladando su enunciado a nuestro trabajo vendría a decir: No hay un  servicio de seguridad pública de calidad sin salud para sus agentes.

Debido a la creciente presión social y pública, así como al aumento de expectativa de los clientes se espera cada vez más que la administración no sólo cumplan con las obligaciones legales sino que “vayan más allá de la exigencia legal” a través de una actuación responsable. Una de esas maneras de cumplimiento de expectativas es creando lugares de trabajo que son saludables para sus trabajadores y que previenen enfermedades y dolencias causadas por el trabajo, al mismo tiempo que mejoran la productividad y la competitividad.

Las claves que desarrollan son:

  1. Participación y Compromiso de la Dirección.
  2. Involucrar a los trabajadores y a sus representantes.
  3. Ética y legalidad administrativa.
  4. Uso de un proceso sistemático e integral para asegurar la mejora continua y la eficacia.
  5. Sostenibilidad e integración.

Más información en         https://www.who.int/occupational_health/5keys_healthy_workplaces_spanish.pdf

Continuar leyendo