Autor: Equipo ViveCNP

REPARTO DE CONDECORACIONES

La teoría de la justicia organizacional propone que los empleados de una organización no estarán motivados a contribuir con sus aportaciones a menos que perciban  el uso de procedimientos justos para distribuir los resultados de la organización y que serán tratados con justicia por los mandos.

Las formas de justicia organizacional son la justicia distributiva (percepción de justicia de la distribución de los resultados en las organizaciones, tales como sueldos, condecoraciones, promoción…). La justicia procedimental se refiere a la percepción de justicia de los procedimientos utilizados para tomar decisiones sobre la distribución de los resultados y beneficios. La justicia interpersonal hace referencia a la percepción de los empleados en el trato interpersonal que reciben de aquellos que tienen el poder y la facultad para distribuir los resultados (por lo general los mandos, promoviendo la educación y la amabilidad). La justicia informativa, se refiere a las percepciones de los empleados en la medida en que los mandos explican y comparten sus decisiones, los procedimientos utilizados para llegar a ellas así como el esfuerzo realizado en materia de comunicación y explicación de las mismas. 

Las consecuencias de la justicia organizacional, Generalmente, la justicia organizacional se encuentra positivamente asociada con la satisfacción laboral, el compromiso organizacional, el desempeño del trabajo y el comportamiento como «ciudadano» de la organización; y negativamente con el absentismo y las intenciones de cambio de empleo. La investigación también sugiere que cuando las percepciones de justicia organizacional son bajas, hay un mayor potencial para que se produzcan y desencadenen conductas laborales contraproducentes. Comportamientos contraproducentes en el trabajo son aquellas conductas que violan los valores de la organización y las normas y tienen el potencial de dañar a individuos y organización en su conjunto. Estos comportamientos pueden variar desde infracciones relativamente menores, como pérdida de tiempo y gasto innecesario de recursos hasta infracciones mucho más graves como el robo, el sabotaje o abusos verbales o/y físicos, no siempre fácilmente detectables.

Continuar leyendo

La importancia de la EVALUACIÓN PSICOLÓGICA de los funcionarios que sufren delitos violentos.

Cuando se habla de daño psicológico se refiere a las lesiones psíquicas agudas producidas por un delito violento y a las secuelas emocionales, interfiriendo ambas en la vida personal, laboral y social del policía.

Las lesiones psíquicas mas frecuentes son la alteraciones adaptativas (como estado de ánimo deprimido, ansioso o mixto), el trastorno por estrés agudo, el trastorno de estrés postraumático o la descompensación de una personalidad anómala.

Las secuelas emocionales, a modo de cicatrices psicológicas, se refieren a la estabilización del daño psíquico, es decir, a una discapacidad permanente que no remite con el paso del tiempo ni con un tratamiento adecuado.

El desarrollo de consecuencias psicopatológicas en víctimas de delitos violentos está relacionado con múltiples aspectos: el suceso violento (factor precipitante), las circunstancias individuales y ambientales previas (factores predisponentes) y posteriores al suceso (factores mantenedores.)

La evaluación del daño psíquico sufrido en las víctimas es importante para planificar el tratamiento, así como para tipificar los daños criminalmente, establecer una compensación adecuada o determinar la incapacidad laboral.

El objetivo de los dictámenes periciales en las víctimas de los delitos violentos es valorar el daño psicológico existente, probar la existencia de un delito, u/o repara el daño causado a la víctima.

Continuar leyendo

VACACIONES

Para el mantenimiento del bienestar y la salud laboral, la reducción del estrés y burnout, para el logro de un rendimiento de mayor calidad, un incremento de la motivación, del engagement y de la satisfacción laboral, la evitación de lesiones y accidentes como resultado de la sobrecarga de trabajo y fatiga es necesario utilizar estrategias de recuperación tanto durante la jornada laboral y durante el tiempo de no trabajo.

Alguna de las actividades y experiencias que generan recuperación del trabajo, y por lo tanto repercuten en la salud, el bienestar y el rendimiento son:

  • Experiencias relajantes (Pasear, leer, hacer turismo).
  • Oportunidades de dominio o desarrollo (aprender algo nuevo, idiomas, informática, redes sociales, especialidades del trabajo…).
  • Distanciamiento psicológico (tanto física como psicológicamente del trabajo).
  • Actividades sociales (dedicar tiempo a los amigos, familia…)
  • Actividades físicas (ejercicio y actividades al aire libre,: senderismo, escalada…)
  • Dormir, descansar…
  • Reflexionar sobre el trabajo: pensar acerca de aspectos negativos o positivo del trabajo durante el tiempo fuera de él).

Existen factores personales, familiares, domésticos, laborales, que están mediando en las actividades de recuperación, pero es importante que el Policía y la Administración consigan el equilibrio para combinar todas las necesidades. Sea como fuere FELIZ VERANO.

Continuar leyendo