DE VUELTA A LA BRIGADA…

El año laboral es siempre intenso: las identificaciones, detenciones, intervenciones complicadas, aprehensiones, actas, diligencias, delincuentes, víctimas, abogados, juzgados, falta de recursos…

Unas vacaciones siempre son de agradecer, descansar, divertirse, cargar pilas, practicar deporte y actividades nuevas, ver a la familia, los amigos…

Pero todo lo bueno se acaba (igual que lo malo). Algunos Policías cuando llega el final del tiempo libre tienen algunos síntomas como falta de sueño, falta de concentración, irritabilidad, tristeza, ansiedad, dolores musculares, falta de apetito… es lo que se llama síndrome postvacacional.

A continuación, os damos algunos consejos:

  • Vuelve del lugar de vacaciones con antelación, deja algún día antes de empezar… (periodo de adaptación), para retomar las rutinas antes de volver al trabajo.
  • Mira el lado positivo del trabajo: la autorrealización a nivel personal, los derechos adquiridos, el ascenso, la especialización, el cumplimiento de una función social como es combatir la delincuencia.
  • La meta que te motiva (Trabaja por la investigación abierta, la medalla, la intervención de tu vida, el bien de la comunidad…)
  • Habla con los compañeros/jefes de manera distendida de las novedades… (delitos, modos de trabajo, el verano..).
  • A nivel mental:
    • No anticipes. Intenta poner entre paréntesis los sentimientos y pensamientos negativos, probablemente la realidad será mejor que los propios pensamientos
    • Planifícate, si tus horarios o tu puesto de trabajo se ven trastocados, tendrás que cambiar algunos aspectos de tu vida, te animamos a programarte para adatarte al nuevo horario/puesto de trabajo, pensando por ejemplo en las posibles oportunidades…
    • Infórmate, pero sin intoxicarte. Siempre es bueno mantenerse informados, pero no sobreinformados, para así poder ajustar nuestros pensamientos a la realidad.
    • Practica actividades gratificantes, por ejemplo: la relajación, el deporte… para recuperar la estabilidad emocional y cortar el círculo vicioso de pensamientos negativos.

Probablemente lo mejor será una conversión distendida con un compañero/jefe de confianza sobre lo que se está haciendo en la unidad, cuáles son los objetivos de la misma, los cambios, y el papel que vas a desempeñar… Encuentra tu luz…

Equipo ViveCNP

Ver más publicaciones de este autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *