CRISIS Y TRAUMA, UNA OPORTUNIDAD PARA CRECER

La vida es cambiante, y dependiendo del espacio y el tiempo en el que nos encontremos pueden surgir elementos desestabilizadores y/o soluciones en nosotros mismos.  Aquí lo fundamental no es evitar todos los problemas (cosa metafísicamente imposible) sino ¿Cuál es nuestra actitud para gestionar el problema?

La crisis es un desequilibrio, entre un antes y un después, y la capacidad de caminar hacia un más o hacia un menos. La secuencia de la crisis es siempre la misma: conflicto, desorden y adaptación (o desadaptación). La crisis siempre supone un conflicto, que implica tensión entre diferentes aspectos, pero que también lleva la semilla del cambio. Es por esencia una opción tras una ruptura. Además, lo que produce la crisis no es el conflicto, sino la respuesta que el sujeto aporta. Es decir, el problema no es el problema sino cómo respondemos ante él.

Equipo ViveCNP

Ver más publicaciones de este autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *