El trabajo nocturno, afecta a tu salud y a tu trabajo.

El trabajo a turnos exige mantener al organismo activo en momentos en que necesita descanso, y a la inversa. Los turnos, además colocan al trabajador fuera de las pautas de la vida familiar y social. Todo ello provoca un triple desajuste entre el tiempo de trabajo, el tiempo biológico y el tiempo social.

Algunas de las consecuencias del trabajo a turnos sobre la salud y el bienestar del policía son: Trastornos gastrointestinales, pérdida del apetito, alteraciones en el sueño, trastornos nerviosos, mayor gravedad de los accidentes, insatisfacción personal en el trabajo, empobrecimiento de las relaciones sociales y familiares, pérdida de amistades, dificultad para disfrutar del ocio, aumenta el número de accidentes de trabajo…

Algunas de las consecuencias sobre la actividad laboral son: aumento del número de errores, reducción del rendimiento, disminución de la capacidad de control, absentismo…

Las actividades preventivas recomendadas por el manual de seguridad y salud para actividades genéricas de la Policía Nacional son: rotaciones rápidas en cuanto a la duración del ciclo, el sentido de la rotación debe ser el natural (mañana, tarde, noche), prever horarios de entrada y salida que respeten al máximo los ciclos de vigilia/sueño, limitación la duración del horario nocturno, comunicación con antelación de los turnos al funcionario para la organización de su vida social y familiar…

En la Policía Nacional además existe una Instrucción operativa para la adaptación del horario laboral nocturno por motivos de salud (IOPRL_001_DGP, del Sistema de Gestión de la PRL). En el anexo 2 de dicha Instrucción existe una lista no exhaustiva de patologías y circunstancias en las que valorar el trabajo nocturno: diabetes, úlcera, trastornos gastrointestinales, hipertensión arterial, accidente cerebro-vascular, enfermedad coronaria, narcolepsia, afecciones que perturben el sueño, epilepsia, trastornos psiquiátricos, tuberculosis, hemeralopía, alteraciones de hipófisis, tiroides o suprarrenales, embarazadas, oncología, asma, edad superior a 55 años…

Más información en 

 

 

Equipo ViveCNP

Ver más publicaciones de este autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *